PALABRAS DESCUBIERTAS O REDESCUBIERTAS: Incólume


Incólume:  

(Del lat. incolŭmis).

1. adj. Sano, sin lesión ni menoscabo.

“Detrás de la torre acababa la ciudad. Más allá se divisiban solo rectángulos de sembrados. Figuras humanoides fueron llegando a toda prisa de los campos mientras las aerocicletas planeaban hasta el suelo. 
Edificios que parecían incólumes desde el aire resultaban evidentes ruinas vistos a la altura de los tejados. No quedaba nada intacto. La avería del suministro de energía y sus subsiguientes consecuencias debían de haberse producido varias generaciones atrás. Luego, la ciudad había sufrido pillajes, lluvias, todas las diversas corrosiones causadas por formas de vida inferiores, la oxidación de los metales y algo más.” 
Mundo Anillo. Larry Niven. La Factoría de Ideas, 2001

PALABRAS DESCUBIERTAS O REDESCUBIERTAS: ORBITAL (Y DOS O TRES DETALLES SOBRE LOS LIBROS DE IAN M. BANKS SOBRE LA CULTURA)


Un inciso. Como novedad, incluyo una de esas palabras que sólo encuentra uno en la literatura de ciencia ficción. No hablo tanto de esa jerga inventada sin base alguna, sino esas palabras que sí coquetean con la ciencia verdadera. 
Uno puede darse de cabezazos buscando qué significa “orbital” pero sólo en Internet puede uno entender que es una creación original del autor, y su significado real. 
Por cierto, por si no tengo ocasión de colgar aquí un análisis más reposado de algunos de los libros de Ian M. Banks que forma su ciclo de La Cultura, anticipo que, si bien Pensad en Flebas (Consider Phlebas, 1987) tiene localizaciones más grandiosas (y origen de ese aspecto tan relevante de la ciencia ficción, el sentido de la maravilla), es mejor obra A barlovento (Look to Windward, 2000). 
Eso sí, no me pidan que les explique por qué esa idea suya de La Cultura ha tenido tanto impacto en la ciencia ficción, porque, a mis ojos, es un cúmulo o bien pobremente explicado o bien caótico por definición. Para mí, estas novelas representan parecidos problemas de esa hard-science fiction de la serie de Mundo Anillo, de Larry Niven (con la que comparte también esa broma, un poco demasiado aplaudida por ciertos fans del género, de bautizar con nombres curiosos a las naves). Un marco bien pensado desde el punto de vista de la ciencia, y unos personajes casi tan simples como los de algunas obras de Robert A. Heinlein. Pero ésa es otra historia. Vayamos con la palabra en cuestión.

Orbital

Hábitat espacial construido a propósito (en otras palabras, por seres inteligentes) que forman un anillo (si bien menor que un anillo mundo, como el que inventara Larry Niven, en Mundo Anillo), que rota simulando gravedad. Sus habitantes, a menudo alcanzando el número de billones, viven en la cara interna del anillo, donde planchas del tamaño de continentes han sido formados para ofrecer todo tipo de ambientes naturales y clima, normalmente con el objetivo de crear resultados espectaculares.


“Vavatch flotaba en el espacio como el brazalete de un dios. El  aro de catorce millones de kilómetros relucía y centelleaba con destellos azules y dorados, recortando su silueta contra el telón de fondo negro azabache que se desplegaba detrás de él. La Turbulencia en cielo despejado emergió del hiperespacio con el orbital delante de la proa, y casi toda la tripulación se congregó ante la pantalla del comedor para observar cómo su objetivo se iba aproximando. El océano color aguamarina, que cubría casi toda la superficie del material de base ultradenso utilizado en la construcción del artefacto estaba salpicado de nubecillas blancas que se agrupaban según los caprichos del clima para formar inmensos sistemas tormentosos o vastas cordilleras algodonosas. Algunas de ellas parecían extenderse a lo largo de los treinta y cinco mil kilómetros de anchura del orbital que giraba lentamente sobre sí mismo”

Pensad en Flebas. Ian M. Banks  (La Factoría de Ideas, 2007)

PALABRAS DESCUBIERTAS O REDESCUBIERTAS: ULANO


Ulano
(Del al. Uhlan, y este del turco oglan).

1. m. En los ejércitos austriaco, alemán y ruso, soldado de caballería ligera armado de lanza.

“En efecto, en el sofá de terciopelo se hallaban sentados un oficial de ulanos y una hermosa joven rubia de cabello rizado disfrazada de dominó. Al ver la expresión irritada del emperador, la muchacha se había apresurado a cubrirse el rostro con el antifaz. Con la mirada fija en el zar, el oficial se había quedado petrificado, sin fuerzas para levantarse. 

Aunque estaba acostumbrado a inspirar terror, Nicolás I experimentaba placer cada vez que podia comprobar sus efectos. Sin embargo, a veces le gustaba sorprender a la persona asustada con unas palabras amables”

Hadjí Murat. León Tolstoi (Cátedra, 1997)

PALABRAS DESCUBIERTAS O REDESCUBIERTAS: FALTRIQUERA


faltriquera.
(Del mozárabe, *ḥaṭrikáyra, lugar para bagatelas).

1. f. Bolsillo de las prendas de vestir.

2. f. Bolsillo que se atan las mujeres a la cintura y llevan colgando debajo del vestido o delantal.

3. f. Cubillo, palco de los teatros antiguos.

“Las viejecitas y los viejos se encuentran un día con las cataratas, en su largo peregrinar por las enfermedades y los achaques, y los parientes más jóvenes olvidan para siempre el fulgor que tenían aquellos ojos ancianos unos años atrás. Entonces es cuando−en la provincia− cogen el tren y vienen a las ciudades a trasegar por sus calles y ruidos con una venda blanca ladeada tapándoles un ojo, aplastándoles a las viejas el peinadillo coqueto del pelo ahuecado y brillante. Vienen a las ciudades a ver al médico bueno, al médico de fama que da esperanzas, y pagan, al marcharse, sacando los billetes de enrevesados interiores, de faltriqueras recónditas o de carteras gruesas y fajas capaces de guardar semillas y herramientas”

Un juego de niñas. Medardo Fraile. Cuentos con algún amor. 1954. Incluído en Cuentos de verdad, Cátedra, 2000.

PALABRAS DESCUBIERTAS O REDESCUBIERTAS: VENTRUDO


ventrudo, da.
1. adj. Que tiene abultado el vientre.
“Era un personaje descolocado, como tantos otros, de brújula rota, de mapa perdido. Se vestía como una dama de novela vieja y salía a la compra con los labios pintados dejando a su paso un rastro de olor a palacio, a pasado, a poemas ingleses leídos bajos los árboles. Solía ventilar la casa durante horas y por las ventanas enrejadas, abiertas de par en par, podía contemplarse desde afuera una especie de museo, una confusión perfumada de terciopelos rojos en la oscuridad, cortinajes sujetos por grandes lazos, espejos con macos dorados, retratos de todos los tamaños, arañas de cristal, vitrinas repletas de platos de porcelana y muebles ventrudos de madera oscura.”

No es nada. Carlos Castán. Sólo de lo perdido. Destino, 2008.



PALABRAS DESCUBIERTAS O REDESCUBIERTAS: PROVISORIO


provisorio, ria.

(Del lat. provīsum, supino de providēre, proveer).

1. adj. provisional.


“La realización, reflexionó Shevek, es una función del tiempo. La búsqueda de placer es circular, repetitiva, atemporal. La variedad que persigue el espectador, el cazador de emociones, el sexualmente promiscuo, siempre concluye en el mismo lugar. Tiene un final. Llega al final y tiene que volver a empezar. No es un viaje y retorno, sino un ciclo cerrado, un claustro, una celda. Fuera del claustro está el paisaje del tiempo, en el que es posible, con suerte y coraje, construir los frágiles, provisorios e improbables caminos y ciudades de la fidelidad; un paisaje habitable para seres humanos.

Ningún acto es verdaderamente humano hasta que ocurre dentro del paisaje del pasado y del futuro”.

Los Desposeídos. Ursula K. Leguin. 1974

PALABRAS DESCUBIERTAS O REDESCUBIERTAS: CAMOTE


Camote.
(Del nahua camotli).1. m. Am. Cen., Ec., Filip., Méx. y Perú. batata (‖ planta).
2. m. Am. Cen., Ec., Filip., Méx. y Perú. batata (‖ tubérculo).
3. m. Chile. Asunto difícil y enredado.
4. m. Chile. Piedra o terrón que se puede lanzar con la mano o que se puede rodar.
5. m. Chile. Mentira, embuste.
6. m. coloq. Chile. Persona cargante, pesada, fastidiosa.
7. m. Ec. y Hond. Persona tonta, boba.
8. m. Ec. Mujer de la que un hombre está enamorado.
9. m. El Salv. Tumefacción, hinchazón dura y abultada.
10. m. Méx. Persona desvergonzada.
11. m. Méx. querido.
12. m. malson. Méx. pene.
13. m. Perú y Ur. enamoramiento.
14. m. Perú. querida.

“La Federal. Los taxis suicidas de La Federal. La luz estroboscópica de La Federal y la gente caminando a una velocidad extraña, como en una crisis de pánico a cámara muy lenta bajo las palmeras muertas y sobre los terremotos. La tarde estaba cayendo. Los perros cruzaban a ciegas los semáforos y parecían carne cruda entre las ruedas de los carros ambulantes: imágenes de santos, pollos teñidos, viagras, cámaras digitales. Casinos eléctricos, tiendas de decomisos, santerías, compradores de oro al peso en la plaza de adoquines. La gente caminaba como si no durmiera nunca o como si quisiera dormirse mientras caminaba. Saltaban alarmas. Silbaban los camotes. Parecía el último puesto de abastecimiento antes del fin del mundo”
Submáquina. Esther García Llovet. Salto de Página, 2009

PALABRAS DESCUBIERTAS O REDESCUBIERTAS (IV)


“Hozar”

1. tr. Mover y levantar la tierra con el hocico.

“La coincidencia de que alguien hubiese escrito el amable aviso momentos antes de mi accidente me resultó divertida, has que me dio por pensar que estaba calificando de “casualidad” aquel encadenamiento de hechos implemente porque no podía aceptar que estuviesen relacionados. Una vez en casa, sin embargo, la posibilidad de que existiera parentesco entre ellos empezó a atormentarme. Condenado a languidecer en un butacón del salón, hozando con desgana en la obtusa parrilla televisiva, no encontré mejor remedio contra el redoblado tedio de mis días que darle vueltas al asunto”.
Margabarismos. Félix J. Palma. El menor espectáculo del mundo. Páginas de Espuma, 2010. 

PALABRAS DESCUBIERTAS O REDESCUBIERTAS: CALINA


“Calina”

1. f. Accidente atmosférico que enturbia el aire y suele producirse por vapores de agua.
“Las torres que relucían en la calina tenían doscientos años. Allí al menos había estabilidad; allí se encontraba la prueba tangible de la fe de Westerhaven en la unión transcultural; un derroche de estilos y tradiciones que la habían convertido en la ciudad más apasionante de la corona Teven.”
La Señora de los Laberintos. Kart Schroeder. Traducción de Virginia Sanmartín. La Factoría de libros.

PREGUNTAS, PREGUNTAS: Sobre los informativos de televisión.


¿Por qué la actualidad siempre es “rabiosa”?

¿Por qué las víctimas siempre “están viviendo un infierno”? ¿Les ponen a los redactores dosis de Rambo en las pruebas para acceder al puesto?

¿Por qué, de pronto, existe una obsesión con hablar de la violencia por el narcotráfico en México? ¿Es que antes había menos asesinatos?

¿Por qué no pagan a alguien que sepa hacer los rótulos, con su correspondiente acentuación? ¿Por qué no le pagan, de paso, para que los introduzca en su momento, de una vez por todas?

¿Por qué la sección de Sociedad de Antena 3 se parece cada vez más a las noticias del NODO, que hablaban de curiosidades absurdas? ¿Por qué se han obsesionado recientemente con la “alta” gastronomía?

¿Por qué la sección de deportes dura tanto?

¿Por qué “el compromiso social” de las privadas con ciertos temas, al final, desvirtúa el concepto de noticiable? ¿Por qué esa obsesión con la violencia de género o el número de víctimas de accidentes de coche? Sobre todo, lo segundo: ¿es noticia que la gente siga muriendo en las carreteras cada semana, cada fin de semana?

¿Por qué ya no es noticia lo que sucede en Irak? Hubo un tiempo en que tampoco teníamos soldados españoles allí, y, en cambio, todos los días había un parte sobre atentados.

¿Por qué Tele 5 se está convirtiendo en un remake de El caso?

¿Por qué siempre que empieza algo se necesita “un pistoletazo de salida”?

¿Por qué necesita Antena 3 y Tele 5 encapsular lo único que de veras es periodismo interesante en “A fondo” o “Nuestros reporteros”,  e incluyen una más amplia información en programas “aparte”? ¿Por qué en esos programas, el sujeto que informa adquiere tanto protagonismo, ya sea “nuestro equipo de investigación o Mercedes Milá? O, ya puestos, la chica de “21 días”.

¿Por qué nadie le ha dicho todavía a los redactores que el contenido puede, de cuando en cuando, usar los puntos y aparte? ¿Por qué siempre usan las oraciones subordinadas, y, además, tan largas? ¿No es más fácil decir “El acusado ha entrado tarde en el juzgado. La Fiscalía le acusa de robo y alevosía”, que “El acusado, al que la Fiscalía le acusa de robo y alevosía, ha entrado tarde en el juzgado”?

¿Por qué parece que las noticias dependen de si su contenido tiene sustento audiovisual? Si un robo no se graba por la cámara de seguridad, ¿es que no ha existido? Si no había un vídeo aficionado cerca, ¿el hecho no ha sucedido?

¿Por qué la última nevada, ola de calor, temporada de lluvias siempre es la más importante en tropecientos años?

¿Por qué los cines, las calles, las plazas de Toros, están sólo “abarrotadas”? ¿Es un trauma infantil de los redactores con el Uno, Dos, Tres? ¿Tanto impacto tuvo el infame Dúo Sacapuntas?

¿Por qué las fiestas locales son noticia? ¿La noticia no sería, en realidad, que las Fallas, la Semana Santa, las ferias, los San Fermines, no se celebraran?

¿Por qué los redactores sólo se permiten el juego con las palabras (y con la relación de éstas con la imagen) en el apartado de Deportes? ¿Es que esa “realidad” es menos seria? ¿Es que tienen aspiraciones literarias?

¿Por qué los informativos de las cadenas privadas repiten repiten los mismos vídeos del You Tube y afines, ya sean de golpes, catástofres, etc?  ¿Es para ganarse al público más joven? ¿No es contraproducente, ya que ese público lo habrá visto, por su cuenta, en las redes sociales?

¿Qué trauma tenemos los españoles con lo meteorólogico? ¿Morriña de los días en éramos un país eminentemente agricultor? Si hace sol cuando tiene que hacer sol, ¿es noticia? Si nieva mucho en invierno, ¿es noticia?

¿Por qué nadie le compra a los redactores un diccionario de sinónimos?

¿Por qué se piensa que lo que se cuenta es “importante” pero que no es importante cómo se cuenta?