CONVOCATORIAS PARA GUIONISTAS


Ahora que las ayudas del ICAA están en suspenso, y con la cierta posibilidad de que este año no salgan las que nos afectan a los guionistas, no es mal momento para un repaso de qué otras opciones existen.
Éstas son las que he encontrado, mediante propia investigación, referencias en blogs y en redes sociales. Hago un resumen de cada una, pero recomiendo indagar en cada enlace. Cuando hablo de convocatorias internacionales, no indico lo que creo una obviedad: la lengua en la que los guionistas, al menos, en persona, se han de manejar es el inglés.
Quiénes son: Una asociación internacional sin ánimo de lucro de profesionales del cine.
Qué hacen: Un taller anual (Plume & Pellicule)
Dónde: Castillo Mercier, en la ciudad de Sierre, Suiza.
Qué piden: Sinopsis + Guión
Cuándo: Se celebra en mayo de cada año. El plazo de entrega finaliza a finales del año anterior.
Cuánto: El taller es gratuito, una vez te eligen. Pagas el desplazamiento hasta el sitio donde se desarrolla.
Contras: Existe una tarifa de inscripción. La básica: 45 euros; la completa (incluye un informe de lectura de varias páginas): 90. Además, tal vez tengas que traducir tu guión a otra lengua.
Pros: Tras el taller, tienes dos meses para una revisión de tu guión. Tras completarla, la envías de nuevo, y si consideran que has hecho los deberes, el equipo lo presenta a diversos productores. Normalmente, en el AFM (American Film Market).
Quiénes son: Uno de las iniciativas de formación apoyadas por el programa Media.
Qué hacen: Un taller de 7 días, con profesionales internacionales. Hay sesiones individuales y formación en pitching. Tras el taller, hay tres meses de rescritura, durante los cuales se mantiene contacto con los profesores y otros participantes.
Dónde: Varía cada año, pero se celebran siempre en una localización europea.
Qué piden: Sinopsis + Tratamiento (como una historia continua de unas 10-15 páginas, que incluya tema, localización, personajes, trama y un par de escenas) o primera versión del guión.
Cuándo: Existen pequeñas variaciones cada año. En 2012 hay tres: en abril, junio y noviembre. Los plazos para la admisión de solicitudes son el 1 de diciembre, el 1 de marzo y el 1 de julio, respectivamente.
Contras: Hay una tarifa para participar en el proceso de selección de proyectos (100 euros por proyecto) y una tarifa una vez te seleccionan: 2000 por proyecto y guionista, si bien esto incluye los siete días que dura el taller: estancia y comidas. En cambio, no cubre el viaje hasta el lugar del taller.
Pros: Puedes enviar tu guión en tu lengua materna. Es uno de los talleres con mayor prestigio, con lo que ser seleccionado, y el propio trabajo de desarrollo, puede abrirte puertas.
Quiénes son: Una organización con base en Alemania (aunque tiene delegaciones en Irlanda y Noruega) que organiza talleres de desarrollo de guión todos los años.
Qué hacen: Un taller de 7 días. La rescritura la realizan los guionistas durante los siguientes tres meses.
Dónde: Varían cada año. Siempre, en Europa.
Qué piden: Sinopsis + guión
Cuándo: Dos convocatorias. Primavera y otoño. El plazo de admisión de solicitudes es a mediados de noviembre del año anterior para el de primavera; a mediados de mayo para el de otoño.
Cuánto: No he encontrado referencias de que cueste dinero. Una lectora del blog me comenta que no cuesta dinero, excepto al final del taller, cuando aparece el productor, que debe pagar el desplazamiento. 
Contras: El proyecto tiene que enviarse en inglés o en alemán. Además, debe incluir un productor ya unido al proyecto; es decir, ya has tenido que encontrar una productora que te apoye.
He encontrado una contradicción peculiar. Se supone que piden guiones en formato profesional, pero luego se especifica que han de tener doble espacio. ¿A qué formato profesional se referirán?
Piden que tu currículum incluya haber escrito un guión ya producido.
Pros: No existe tarifa para participar en el proceso de selección
Se supone que te pone en contacto con posibles productores y vías de financiación para el proyecto.
Como taller apoyado por Media, también es relevante el sello de calidad que recibe tu proyecto y tu persona, como guionista
MFI Script 2 Film Workshops.
Qué hacen: Taller de desarrollo de guión en diferentes etapas (ver más abajo).  Con énfasis en equipos bien de guionista y productor o de guionista y director.
Dónde: Varían cada año. Pero suele ser en un país mediterráneo. Este año, Grecia.
Qué piden: Sinopsis, tratamiento (10/12 páginas) y guión. No aclara si estos dos últimos son obligatorios, o si son opcionales (es decir, si se puede enviar o bien tratamiento o bien guión).
Cuándo: Para presentarse a la selección el límite es normalmente a principios de marzo. La primera, dos semanas, en una localización concreta, siendo presencial; en verano. La segunda, rescritura con apoyo on-line durante unos meses. La tercera, de vuelta a otra localización, de forma presencial; en otoño. La cuarta, un periodo de sesiones online a final de año.
Cuánto: 1500 para los guionistas y 1000 para los productores y una posible tercera persona que desee acudir (por ejemplo, un coguionista o un director).
Contras: No ofrece, en principio, la ventaja de los contactos, a no ser de los mismos que vengan dados por tus compañeros y sus productores.
Pros: No se paga nada por participar en la selección.
Todo está incluido excepto el viaje. Aparte, algunos de los proyectos son presentados al foro de coproducción Crossroads, organizado por el Festival Internacional de Tesalónica, en Noviembre. 
Quiénes son: La misma organización, sin ánimo de lucro, que celebra el conocido festival de Sundance
Qué hacen: Un taller de desarrollo de cinco días, con profesores/tutores internacionales.
Dónde: En la localidad donde se celebra el festival, en Utah.
Qué piden: Sinopsis + las cinco primeras páginas del guión
Cuándo: En enero, justo antes el festival. El plazo de admisión acaba el 1 de Mayo del año anterior.
Cuánto: Nada. Si eres elegido, te pagan el vuelo, la estancia y las comidas. ¿El truco? Si la película sale adelante, un porcentaje (pequeño; un 0.25) de su presupuesto debe retornar al Sundance Institute.
Contras: Si bien está abierto a guionistas de cualquier nacionalidad, se enfatiza que los territorios en los que buscan nuevos talentos son Turquía, Asia, y Oriente Medio.
Pros: Además de que es una beca completa (como señalaba en “cuánto”), si tu guión trata temas tecnológicos o científicos, además puedes ser elegido para una beca añadida (Alfred P. Sloan).
Para unos será una ventaja, para otros, un problema: piden que sean guionistas con un primer o segundo proyecto. Si ya has escrito más películas, no puedes participar.
Quiénes son: Casa de América, en colaboración con Fundación Carolina (que es la que selecciona a los candidatos iberoamericanos) y EGEDA
Qué hacen: Un curso anual de desarrollo de guiones, con diversos tutores, españoles e iberoamericanos. La mayoría, con experiencia contrastada. 
Dónde: Madrid.
Qué piden: Sinopsis + primera versión del guión o tratamiento (no más de 50 páginas)
Cuándo: Del 1 de octubre a mediados de noviembre. El plazo de admisión varía; este año es hasta el 31 de mayo.
Cuánto: Nada.
Contras: Otra contradicción en cuanto a formatos: se pide que haya interlineado de 1´5. Incomprensible, a estas alturas, que ni la industria se ponga de acuerdo con el formato profesional de los guiones.
La beca sólo incluye el alojamiento (en la Residencia de Estudiantes); el resto, lo pagas tú. Y es un curso largo. Si no vives en Madrid, es una inversión importante.
No queda claro del todo el listado definitivo de tutores. Este año incluyen… ¡a un fallecido! (Joaquím Jordá). Aunque uno de los que seguro que está es David Muñoz, y eso parece interesante.
Pros: Admiten proyectos de documentales y animación. Al final del curso, se realiza un encuentro con productoras interesadas en sesiones de pitching, para las cuales, el propio curso te prepara anteriormente. Son las mismas que yo ya comenté aquí.
Hay charlas informativas paralelas durante la estancia en Madrid.
Anuncios

GUIONECES: SINOPSIS, TRATAMIENTO, MEMORIA PARA SUBVENCIONES


En la segunda de las conferencias que ha estado ofreciendo Ars-Media y Abc Guionistas estos días, se ha ahondado en los documentos a presentar para las subvenciones a guión de cine. Son los que pide la convocatoria del ICAA, si bien muchas otras ayudas, las de las comunidades, exigen documentos similares. Los conferenciantes hablaron de su experiencia; Grojo y Daniel Remón han ganado más de una vez ayudas en distintas convocatorias; y Joana Chilet ha sido lectora en diversos comités.
La luna en botella, de Grojo.
Paso a hacerles un resumen de lo que se fue comentando.
Leerse las bases es imprescindible, pero hacerlo con atención. Parece de perogrullo, pero la lectora lo enfatizó. Luego, se concluye que muchos que se presentan, lo hacen desconociendo u olvidando algún detalle técnico de cómo hacerlo. Por ejemplo, el número de páginas máxima para el Tratamiento o para la Memoria.
Sobre el Tratamiento:
Que esté bien escrito es imprescindible. Da sensación de profesionalidad. Se descuida la palabra en los proyectos presentados, comentan los lectores, en especial en el caso del Tratamiento; no es una novela, pero sí hay que manejar los recursos narrativos. Aunque sean secuenciados (un salto de párrafo puede servir para cambiar de escena, si no se quiere usar el encabezamiento de escenas), el Tratamiento va a leerse, con lo que debe tener las mismas cualidades de un buen texto. Debe entenderse bien. Y además, de un buen texto narrativo: debe entretener, debe emocionar. 
Un consejo: escribirlo muchas veces, y no conformarse con una primera versión
Los encabezamientos de escena no son obligatorios. Se han otorgado subvenciones a proyectos que los incluían y proyectos que no. Ahora bien (y esto es mi experiencia, y lo que me han comentado lectores y analistas sobre Tratamientos míos que han leido), cuando haya muchos cambios de localización, y esto sea clave en la interpretación de los eventos, tal vez sea mejor incluirlos. Y ojo, porque, y esto también es consejo mío, la inclusión de esos encabezamientos resta páginas. 
A veces se pueden incluir frases de diálogo, siempre que sirvan como resumen; frases que sean fundamentales.
Debe tener acción. Un truco lógico y sencillo: que los verbos sean de esta clase, más que de “dijo” o “replicó”, o “comentó”. Es decir, que no se trate de “convertir” un guión en Tratamiento, puesto que es una operación “falsa”, que complica más que ayuda. Al cabo, las ayudas del ICAA (también las de las Ayudas al Desarrollo; si vas con una productora pueden ser así) lo que esperan son Tratamientos. Mejor resumimos bien qué sucede entre los personajes (qué emociones se ponen en juego; qué información) que insistimos en usar los diálogos en estilo indirecto; además, esto alarga mucho.
Debe ser coherente. Es decir, mejor revisamos en busca de posibles fallos en el Argumento. Es especialmente recomendable (esto es cosecha propia) en el caso de thrillers y/o historias donde la Trama sea fundamental.
Sobre la Sinopsis: son imprescindibles. Nos lo habrán dicho ya en mil y un cursos, pero esta vez es un consejo pragmático. Una buena sinopsis puede hacer que un lector del comité se lea con atención la Memoria y el Tratamiento; una mala sinopsis hará que se acerqué a esos materiales con una impresión negativa. El consejo: que no se escriban deprisa y corriendo; que no se deje para el final, cuando apenas quede tiempo.
Sobre la Memoria:
Es fundamental; sobre todo, en cuanto al aspecto más publicitario; más de marketing. Sirve también para lo que presentáramos a una productora, con lo que la excusa de que somos escritores de guiones y no de documentos más literarios no nos sirve. Resume qué tipo de película: género, target, posible presupuesto, concepto…
Debe responder a dos cuestiones esenciales: ¿Por qué cuentas esta historia? (Pasión por lo que se cuenta) y  ¿por qué se debe hacer esta película?
Es el equivalente por escrito al pitching. Es preferible que sea en un lenguaje sencillo: como si te dirigieras a una persona concreta. Ser sincero y pasional, al mismo tiempo. Ser muy preciso. No pasarse con las referencias, porque compararse con “los grandes” del cine puede parecer pretencioso.
Una página, una página y media sería extensión ideal.
Hay quien usa imágenes (de otras películas) para que se clarifiquen las referencias, si bien esto “resta” página, y, como se ve, la Memoria no debe alargarse demasiado. 
Espero que les haya sido útil. Seguiremos hablando de Tratamientos, Sinopsis y Memorias. Mientras, aquí tienen un enlace de otro guionista que expone cómo deben presentarse estos proyectos, con ejemplos, incluso. 

SUBVENCIONES: POSIBLES MEJORAS Y BAREMOS


@font-face { font-family: “Times New Roman”;}@font-face { font-family: “Arial”;}p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal { margin: 0in 0in 0.0001pt; font-size: 12pt; font-family: “Times New Roman”; }a:link, span.MsoHyperlink { color: blue; text-decoration: underline; }a:visited, span.MsoHyperlinkFollowed { color: purple; text-decoration: underline; }table.MsoNormalTable { font-size: 10pt; font-family: “Times New Roman”; }div.Section1 { page: Section1; }

Cuando se publican los resultados de las subvenciones a las que uno aspira, y repasa, ansioso, el listado de títulos, para no encontrarlo, pueden suceder varias cosas. La primera, la reacción visceral, infantil, y desesperada es clamar al cielo, quejarse de los miembros del comité de valoración, o despeñarse en círculos de paranoia. Nos puede pasar a todos.
Luego, casi como en los diferentes pasos del duelo, tras la ira viene la depresión. Nos saltamos el paso de la negociación, porque ésta es una falla en el sistema de subvenciones. ¿Con quién vas a negociar si nunca te dicen qué falló de tu proyecto? En la fase de depresión, caben todas esas preguntas que no podemos contestarnos, y que uno no sabe si son la causa o el resultado de ese estado depresivo. ¿Pusimos demasiado dinero en el plan de financiación? ¿El Primer Acto era muy largo? ¿Describí bien los personajes en el Tratamiento? ¿Ha sido un problema de género?
Muchos se quedan en la fase de la ira, y, si no, vean algunos comentarios de esta entrada de bloguionistas. En la ira, mezclada con esa tendencia a la teoría de la conspiración. Los que han salido seguro que tienen carnet de sociatas, se tiran a alguien, o son conocidos, o son primos de tal o cual. Hombre, no es ilógico que nos escoremos a la creación de historias -todo guionista tiene una imaginación paranoica- pero todo esto, al cabo, no ayuda mucho y se parece más a una pataleta.
Lo cierto es que sí que merecemos un margen para la crítica a cómo se organizan y se conceden estas ayudas, pero desde argumentos razonables. Por ejemplo, me parece fundamental que, como hace el Ministerio, se haga pública la lista de los asesores de cada jurado, o, bueno siguiendo la nomenclatura oficial, “comisión de valoración”. Así, bien nos podemos ir por los derroteros de este bloguero y buscar los currículums de cada uno y cuestionar lo apropiado de sus funciones, como, por otra parte, hizo ALMA, en un principio. Luego, tuvo que matizarlo, por el descuido de que uno de sus afiliados era uno de los cuestionados.  Sea como sea, la lista será o no mejorable, pero no hay duda de que en ellas hay analistas de guiones.
Ignoro cómo será en el resto de autonomías, pero en Andalucía, este año, hasta donde yo sé (y me refiero a unas cuantas búsquedas en el BOJA) no se han publicado los miembros de esta Comisión de Valoración. Esto no tiene por qué significar nada, pero, insisto, es exigible que cualquier ayuda pública se apoye en la mayor transparencia. Eso acalla a los insistentes críticos derechistas, y, de paso, nos tranquiliza a los que optamos a una de ellas. Por otra parte, también es interesante que, en la publicación de los “ganadores” (sé que parece una palabra desafortunada, pero piensen en otras opciones, ¿”elegidos”?), se desglose la baremación que se ha seguido. De esta forma, los que no hemos logrado nada, al menos sabemos que nuestro guión o proyecto se ha leído, analizado, y juzgado. Veamos varios casos, del Ministerio de Cultura.
En el caso de las ayudas a la producción (donde los guionistas ni pinchamos ni cortamos), mirando hacia el final de esta página verán que, en el documento de resolución, se listan todos los proyectos presentados, los excluidos por alguna irregularidad en la documentación, y, finalmente, los agraciados. Es un documento bastante exhaustivo, aunque, de nuevo, se echa en falta la puntuación.
Ahora veamos esta página. En la resolución, tenemos algo similar. Proyectos admitidos, proyectos excluidos, proyectos ganadores. Tal vez sea poco práctico, o los estamentos oficiales no lo juzguen oportuno, pero a los guionistas nos gusta saber qué hacemos mal. Luego, sí, nos molestaremos con quién nos haga el análisis, pero siempre, siempre queremos mejorar. Una simple “nota”, la puntuación que nuestro proyecto haya obtenido, sería un comienzo. Obviamente, podríamos pedir más. Me comentaba una de las que este año han sido lectoras que ella ya ha propuesto varias veces que haya comunicación entre los miembros del Jurado y los autores, una vez acabe el proceso. Por si alguno ha visto valores y posibilidades en sus historias, aunque no tantos como para una puntuación óptima. Así, el autor tiene opciones de corregir y ver sus posibles errores. Tal vez escuchen a esta mujer.
Otra posible exigencia es el control de los autores y las productoras que consiguen esas ayudas. Desde luego, esto sólo puede demandarse en un proceso complicado: sería el control del control. Es decir, la gente que nos dedicamos a esto tendríamos que atender si tal proyecto acaba produciéndose en el plazo que se estipula. Y si no es así, averiguar si el dinero se devuelve tal cual se expresa en la ley. Ahora que llegan vacas flacas (quién sabe si para quedarse), es justo que sólo productoras serias y honestas tengan el apoyo público. A mí esto se me escapa. Puedo saber, y sé, qué proyectos subvencionados hace dos años en Andalucía se han hecho y cuáles no, mediante el acceso a las resoluciones, y a prestar oídos y ojos a qué se estrena. Sin embargo, no puedo asegurar que estas productoras no hayan retornado las cantidades que se le entregaron en su día. Ni tengo forma de saberlo.
De acuerdo. Uno no es tonto, y conoce la tramoya, y sabe de quién es amigo quién, y los posibles clientelismo. Pero esto, como ya decía, suena a conspiración, y no se puede acusar sin base. Para eso, escribiría en el ABC. Por tanto, ALMA, o las asociaciones de productores (no hablo de FAPAE; confío más en la AEPPA) pueden y deben vigilar para que se cumplan todos estos requisitos, incluido el tema de la baremación. Los guionistas estamos bastante solos, y somos demasiado pequeños.