CINE. EL CÓNSUL DE SODOMA (Sigfrid Monleón, 2009): TODA UNA VIDA NO CABE


<div dir=”ltr” style=”text-align: left;” trbidi=”on”>
<div style=”text-align: justify;”>
<b>Hay vidas, tal vez todas las vidas, que no caben en una ficción. <i>El Cónsul de Sodoma</i> es más ambiciosa de lo que parece, y busca retratar todas las contradicciones del poeta Jaime Gil de Biedma. Por desgracia, tocando todos los palos, al final ninguno gana fuerza suficiente.</b>
<b>
</b>
<div style=”text-align: center;”>
</div>
</div>
<div style=”text-align: justify;”>
<div style=”text-align: center;”>

</div>
</div>
<div style=”text-align: justify;”>
En lo extra cinematográfico, el marketing del film se construyó solo (o no tanto si pensamos mal) a raíz de la polémica. Juan Marsé, amigo del poeta, escribió una carta a El País, con <a href=”http://www.elpais.com/articulo/cultura/Duro/cruce/acusaciones/torno/consul/Sodoma/elpepucul/20100109elpepicul_5/Tes”>un enfado rabios</a>o. Ya la propia biografía desde la que parte tuvo su grado de controversia (todavía sus dos protagonistas se expresan en los comentarios a <a href=”http://www.canaltcm.com/estadocritico/post/2010/01/15/el-cainsul-sodoma-pobre-jaime-gil-biedma”>esta crítica </a>sobre la película). Si Sigfrid Monleón partió de esa creencia (nada nueva; viene del XIX y <a href=”http://es.wikipedia.org/wiki/Charles_Augustin_Sainte-Beuve”>Sante Beuve</a>) de que un autor literario se explica a través de su vida, ya hay ahí un punto de vista digamos académico.</div>
<div style=”text-align: justify;”>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
Si a eso le sumamos que es una producción española típica (más, si es de la vieja guardia, como la que representa <a href=”http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1994/10/20/096.html”>Andrés Vicente Gómez</a>) supone también ese academicismo tan caro a cierto cine nuestro. Aquí, esto se percibe en una ambientación que necesitaría abrirse a más exteriores, y una narración que avanza, más mal que bien, mediante escenas de diálogos. Como dice la crítica del <a href=”http://www.variety.com/review/VE1117941883?refcatid=31″>Variety</a&gt;:</div>
<div style=”text-align: justify;”>

<div style=”text-align: center;”>
<span class=”Apple-style-span” style=”font-family: ‘Courier New’,Courier,monospace;”><i>&nbsp;”its bed-to-book-to-boardroom dynamic palls, leaving it short on dramatic clout.”&nbsp;</i></span></div>
<div style=”text-align: center;”>
<span class=”Apple-style-span” style=”font-family: ‘Courier New’,Courier,monospace;”><i>(su dinámica de la cama al libro a la sala de juntas empalaga, dejando corta su influencia dramática”)</i></span></div>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
Una pena, porque sólo las canciones elegidas para la banda sonora las supongo yo ya consumidoras de bastante presupuesto. No coincido con <a href=”http://www.elpais.com/articulo/cine/contradiccion/poeta/elpepuculcin/20100108elpepicin_8/Tes”>el crítico de El País</a> cuando dice:</div>
<div style=”text-align: justify;”>

<div style=”text-align: center;”>
<span class=”Apple-style-span” style=”font-family: ‘Courier New’,Courier,monospace;”><i>”Las primeras escenas, filmadas en Manila […] huelen a impostura, comenzando por una discutible fotografía de corte añejo y color miel que va a marcar el resto del metraje, y terminando por una ambientación, una interpretación y unos extras que nunca logran dar verosimilitud.”</i></span></div>
</div>
<div style=”text-align: justify;”>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
Pero sí es verdad que la tasca gitana o ese breve momento de paseo por la zona de putas de Barcelona parecen de una mala producción de los 80. </div>
<div style=”text-align: justify;”>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
Con esto, y con esa opción de suponer que persona y escritor son la misma cosa − a estas alturas (a no ser que uno sea absoluto creyente en Freud) de una ingenuidad pasmosa−, uno podría concluir que estamos ante lo peor del <i><a href=”http://es.wikipedia.org/wiki/Pel%C3%ADcula_biogr%C3%A1fica”>biopic</a></i&gt;. </div>
<div style=”text-align: justify;”>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
Sin embargo, la película parece mostrar una lucha entre todos estos condicionantes, y la propia pasión del director por el poeta; y entre medias se cuelan detalles más inventivos. Uno tiene la sensación de que Monleón quería hacer más (y hacerlo de maneras más creativas).</div>
<div style=”text-align: justify;”>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
Claro que, si el condicionante externo (la producción) no es siempre controlable, el interno lo debiera ser. Y esa misma pasión por el material, la falta de distancia, y, a la vez, esa intención de amplitud, de contarlo casi todo, no juega a favor de la historia. No estoy de acuerdo con que ese empeño de exhaustividad se haya conseguido como afirma de nuevo Javier Ocaña en su crítica de El País.</div>
<div style=”text-align: justify;”>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
Habría que elegir más y mejor exactamente qué anécdota, qué momento, qué historia de amor, qué situación expresa quién era Jaime Gil de Biedma. En una ficción todo, a veces, no cabe. Pasaba con <i><a href=”http://sonia-fernandez.suite101.net/el-sueno-del-celta-de-mario-vargas-llosa-a45813″>El Sueño del Celta</a></i>, donde tampoco Mario Vargas Llosa era capaz de seleccionar, arrastrado por lo fascinante de su Protagonista. Al cabo, la selección de un evento fundamental sí funciona en otros biopics. Tal vez, decíamos, ahora Freud esté más que cuestionado pero no hay duda de que Herman J. Mankiewicz y Orson Welles sí supieron dotar de significación una escena (una imagen, una palabra) de la infancia de aquel <i>Ciudadano Kane</i> (<i>Citizen Kane</i>, 1941). Y los autores de <i>Una Mente Maravillosa</i> (<i>A Beautiful Mind</i>, 2001) eligieron dos aspectos de la vida del biografiado (su matrimonio y su locura) y las pusieron en conflicto (otra cosa es que al final el guión fuera soso y típico).</div>
<div style=”text-align: justify;”>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
El hecho es que, además, en <i>El Cónsul de Sodoma</i>, el metraje se alarga con escenas de discutible utilidad en cuanto a guión. Esto sonará frío, pero el hecho es que sólo se tienen dos horas para la historia, y cualquier minuto desperdiciado cuenta. </div>
<div style=”text-align: justify;”>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
Hay escenas donde parece que se juega al <i>Who is who </i>de la <i><a href=”http://es.wikipedia.org/wiki/Gauche_divine”>gauche divine</a></i>, con guiños y apariciones de personajes que sólo los expertos captarán. Por tanto, no son funcionales, pero tampoco se entiende desde el punto de vista comercial. ¿La película estaba dedicada a los entendidos de los entresijos de aquel grupo de autores que se reunían en Barcelona?</div>
<div style=”text-align: justify;”>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
Y mientras tanto, no se explora mejor al personaje y toda esa ristra de contradicciones. Además, éstas se incluyen de forma irregular, sin continuidad. A ratos es como si cuando vamos entrando como espectadores en una de sus paradojas, y su conflicto consecuente, apareciera otro. </div>
<div style=”text-align: justify;”>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
¿El poeta social (primero) que trabaja en una empresa colonial? Está y es visible para el espectador, pero ¿causa algún conflicto real en el Protagonista? ¿El poeta social antifranquista que era, en verdad, un burgués? Está pero lo que le causa en el guión es una degradación militar que produce más dolor en sus padres que en él mismo. No es necesario que cada contradicción, cada acto, de un Protagonista se “aclare” explicitando un Motivo en la Backstory, de acuerdo. Pero pueden darse pistas de su posible origen; o bien puede, al menos, mostrarse que el Protagonista es consciente de dichas contradicciones.

En todo caso, falta apoyo y narración audiovisual. Por ejemplo, el ambiente de opresión franquista lo conocemos de oídas; y por una escena en la que acude a su casa la Brigada Político Social. De hecho, queda un poco ridículo que él y sus amigos de la <i>gauche divine</i> hablen y hablen sobre el régimen entre copas, y no veamos ese “exterior” donde el franquismo seguía censurando.</div>
<div style=”text-align: justify;”>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
¿El poeta social que buscaba sexo en los arrabales más miserables de Manila? Está pero tampoco notamos que le ocasione problema moral o ético alguno. </div>
<div style=”text-align: justify;”>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
<a href=”http://twitchfilm.com/reviews/2010/06/frameline34-2010-the-consul-of-sodom-el-consul-de-sodoma-2009.php”>Otros analistas</a> han visto que Gil de Biedma fue un ejemplo de poeta creador de un personaje, y esto en sí ya contenía suficiente material potencial, dramático y narrativo. ¿Quién es el verdadero Jaime Gil de Biedma y cuándo dejó que su “personaje” le devorara la existencia? ¿Y desde qué momento? La película no indica cuándo empezó esto a ser así. Si sucedió ya en esa época por la que se empieza, no hemos visto al Protagonista antes de esta decisión. Ni sabemos por qué se refugió en esa opción. Si fue por el ambiente franquista, esto no puede darse por supuesto; habría que mostrarlo.</div>
<div style=”text-align: justify;”>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
¿Cuáles de las contradicciones reciben más atención dramática? ¿Cuáles sí marcan al Protagonista, le hacen evolucionar? </div>
<div style=”text-align: justify;”>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
Las personales. De nuevo, el posible problema de partida. Las historias de amor se ve que excitan más y mejor la imaginación del director. Tanto que ahí sí se aleja un tanto del <i>biopic </i>usual. Dos ejemplos (<u>Atención, SPOILERS</u>):</div>
<div style=”text-align: justify;”>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
– La ruptura (áspera, repentina) con un amante origina su consecuencia de forma no inmediata. Es decir, hay causa y efecto, pero el efecto está separado de la causa. Cuando le sacuda, lo hará de forma visual, en uno de esos momentos de cine un tanto más “libre”. Y serán extractos de algunos de sus poemas en <i>voice over</i>, más el personaje observando a otros, imagina y sufre por esa juventud que se le escapa. Mientras analiza junto a Marsé al personaje<a href=”http://buscon.rae.es/draeI/SrvltGUIBusUsual?LEMA=charnego”&gt; charnego</a> de la próxima novela de éste, Gil de Biedma observa e imagina y se imagina a sí mismo con el amante que se ha marchado. Y es que ese personaje de Teresa (de la novela <i><a href=”http://www.clubcultura.com/clubliteratura/clubescritores/marse/tardes3.htm”>Últimas Tardes con Teresa</a></i>) es un poco como él mismo: alguien de una clase social superior que se relaciona con gente de clase obrera. Otro momento de observación, en bar de ambiente, le recuerda su soledad, y así se viene abajo.</div>
<div style=”text-align: justify;”>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
Analizando, encontramos que es toda una Subtrama. Tras la escena de dicha ruptura, el Protagonista vuelve a su rol de personaje extravagante, exagerado, en su reunión con sus amigos literatos. Y se cambia de piso. Al cabo de fiestas y otros momentos (entre ellos, uno con una mujer, una marquesa, que no tiene mucho sentido), en su nuevo piso, el Protagonista se viene abajo. Como la subhistoria de Bel, son Subtramas con todos sus elementos. Sólo que, en lugar de insertarse en una Trama Principal (que uno no sabe bien cuál es), se sitúan sucesivamente, sin que ninguna alcance la relevancia oportuna.</div>
<div style=”text-align: justify;”>

<div style=”text-align: center;”>
&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; (Supuesta) Trama Principal</div>
<div style=”text-align: center;”>
——————————————————————————-</div>
<div style=”text-align: center;”>
——————- &nbsp; &nbsp; &nbsp;&nbsp;&nbsp; ——————&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp;&nbsp; ——————–</div>
<div style=”text-align: center;”>
Subtrama amante 1&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; Subtrama Bel&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; Subtrama amante gitano </div>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
&nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; </div>
<div style=”text-align: justify;”>
– Cuando Bel acude a recoger a sus hijos, se presenta el ex-marido. Gil de Biedma observa, a distancia. Pero toma partido. Se acerca y deja que el ex-marido le vea. No hay diálogos. No hace falta. Se transmite perfectamente el grado de implicación que le va creciendo al Protagonista por Bel.

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
La historia con Bel es lo mejor del film. Porque es una contradicción, sí (un homosexual que se enamora de una mujer), pero donde sí que vemos que el Protagonista evoluciona: Gil de Biedma planea sustituir al padre en la compañía, se compra un nuevo piso… Es muy emocionante ese plano (y Mollá, aunque irregular, hace una buena interpretación durante casi toda la película) donde Gil de Biedma recorre el posible nuevo inmueble en off, hasta que la que se lo enseña le pregunta “¿Tiene usted hijos?” Y entonces surge el poeta, feliz, sonriente y afirma “Sí. Dos.”</div>
<div style=”text-align: justify;”>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
Bel era una especie de oportunidad de reintegrarse a la vida “normal” que sus padres tanto desean, y a una estabilidad que parece que no encuentra en sus relaciones homosexuales. Una especie de apertura para dejar atrás su personaje, y ser, de una vez, persona. </div>
<div style=”text-align: justify;”>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
Y todo sale mal. Esta subhistoria lo tiene todo: Principio, Nudo, Desenlace. Y hasta podría haberse ahondado en si de veras él quería eso: la vida burguesa, la vida “normal”. También podía haberse desarrollado más cuánto estaría dispuesto a luchar el Protagonista por la empresa (hubiera sido una Subtrama si esta subhistoria hubiera sido la Trama Principal). Sin embargo, pese a que parezca un sembrado, el enfrentamiento con quien le ha traicionado se queda en alto. Nunca se continúa.</div>
<div style=”text-align: justify;”>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
Como no se continúa la evolución de cómo se relaciona con su padre, que desaparece de escena durante mucho metraje (no digamos ya la madre; una broma que recibiera una nominación al Goya como <a href=”http://www.blogdecine.com/goya/nominaciones-a-los-goya-2010″>Mejor Actriz de Reparto</a>). Igual que se recupera, sin mucha explicación, aquella relación con el chico filipino, al cabo de los años. Y eso que la forma de rodar el reencuentro, primero en la cola de los que va a despedir, luego en un exterior, no está exenta de belleza. </div>
<div style=”text-align: justify;”>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
Pero no. Demasiadas cosas, personajes, situaciones; no se puede contar todo. Y hacia la parte última, ni siquiera hay elementos que generen interés, haciéndonos preguntarnos por qué había que contar su vida hasta el final.</div>
<div style=”text-align: justify;”>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
Un final, por cierto, que queda entre lo ridículo y lo arriesgado, pero seguro que de esas cosas por las que el director luchó contra el productor.</div>
<div style=”text-align: justify;”>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
En un cierre circular, a aquel “¿Y ahora qué?” que le preguntaban en Manila, y él contestaba “Ahora, todo”, sucede el “Ahora nada”, cuando (SPOILERS) un poeta enfermo, anciano, acude a un gigoló que acaba bailando ante él. Porque él ya, decide, no puede participar en esa vida que tanto ha exprimido, y que tanto ha temido que se le escurriera. Y para eso, sí hubo, allá al principio, un sembrado, y visual, de ésa que ha sido (otro de los numerosos) temas de su vida, según lo ven los guionistas y el director de la cinta: el paso del tiempo y la muerte.

<div style=”text-align: center;”>
</div>

Lástima que esto no se haya tratado con mayor continuidad. Lástima que no haya momentos tan definitorios como aquél donde un Gil de Biedma más maduro observa cómo su actual novio baila un twist con la hija de unos amigos, y suena uno de sus poemas <i>en voice over.</i>

</div>
<div style=”text-align: justify;”>
<span class=”Apple-style-span” style=”font-family: Georgia;”>Himno a la juventud</span>

<div align=”left”>
<span style=”font-family: Georgia; font-size: x-small;”><i>&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; Heu! quantum per se candida forma valet!
&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; Propercio, II, 29, 30</i>
A qué vienes ahora,
juventud,
encanto descarado de la vida?
¿Qué te trae a la playa?
Estábamos tranquilos los mayores
y tú vienes a herirnos, reviviendo
los más temibles sueños imposibles,
tú vienes para hurgarnos las imaginaciones.</span></div>
Por último, un detalle. Ignoro qué demonios le sucede a cierto cine español con el sonido; no sé si es cuestión técnica, o de traspaso a vídeo, pero el hecho es que muchos diálogos son apenas audibles. Tenía el DVD a todo volumen y no había forma. </div>
<div style=”text-align: justify;”>

</div>
</div>

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: