UNA COSA O DOS SOBRE LOS SUPERHÉROES (EN CINE)


Ahora que se estrena Iron Man 2, encuentro por la blogosfera la usual rencilla entre opiniones, desde los que defienden el “entretenimiento puro” (habría que reflexionar qué significa esto, exactamente) y los que la machacan sin piedad como producto de consumo. Tal vez sea una extensión lógica de una especie de guerra intergaláctica entre los seguidores de los cómics (o más bien de un tipo de cómics, los de Marvel y afines), a los que se engloban dentro del apelativo de “frikis” y los “estupendos”, los de cine de arte y ensayo, los denominados “gafapastas”.
Siendo guionista, tal vez debería ser tan ingenuo como para indicar que lo que cuenta es que haya historia, conflicto y personajes en una película con super héroes, como necesitarían tenerlo, no sé,  un film con marcianos, asesinos o señoras en bata.
Pero pienso que la cosa es un tanto más compleja. Primero, porque en Hollywood, el guionista nunca es libre, y suele adaptarse a lo que le va pidiendo el director. Segundo, porque, por el camino de qué superhéroes la industria dice que necesitamos (o que demandamos), se cuelan estéticas y éticas que no sólo atañen a la historia.

 Los personajes de la versión adolescente. Serie de televisión Spectacular Spiderman.
Veamos. La saga de Spiderman en el cine se ha ido al garete. La nueva Marvel, adquirida por Disney, prepara una nueva franquicia que empiece de cero. Se habla de llevárselo todo más hacia el Spectacular Spiderman, la serie de televisión de dibujos animados, a su vez, inspirada a ratos en la serie Ultimate del héroe. Esto del Ultimate es una idea del 2000, una “reinvención” de los de la editorial de varios de sus personajes, desde el principio. En el caso de Peter Parker, eso implica que sus aventuras se circunscriben al instituto, como adolescente que, a tiempo parcial, lucha contra villanos, también “nacidos” en circunstancias muy diferentes a los cómics originales.

No veo conclusiones sencillas. Si el objetivo es la taquilla, diversas pruebas apuntan a que no es un camino tan seguro. Veamos. The Dark Knight ha recaudado 533 millones de dólares en todo el mundo. La propia serie televisiva, en cambio, ya ha suspendido su emisión. Puede que justo por la compra de Disney de Marvel. Se comenta que volvería a emitir una serie de animación, sólo que esta vez, ya directamente basada en la serie Ultimate. Por el lado de los cómics, una de las series más reverenciadas y repercusión fue justo la que tuvo a un Spiderman de treinta y muchos que se enfrenta a problemáticas de adulto: aquellas historias de Joseph Michael Straczynski. 

Puede que el éxito de Crepúsculo haya hecho pensar en que el público adolescente siempre es el que llena las salas. O puede que Marvel, como temíamos muchos, se haya de adaptar al tono “blando” de la Disney.
Pero nadie sabe nunca lo que va a triunfar. La primera de Spiderman, sencilla, a ratos simple, y no muy interesante en lo visual, tuvo éxito. La segunda, más pensada, mejor guión, un malvado mejor, tuvo aún más éxito. La tercera, indefinible, dando lugar a lo peor de Sam Raimi (y mira que este tipo posee muchas virtudes) tuvo mucho más éxito aún.
¿Entonces? Nadie sabe. Nunca. Qué va a triunfar.
En cuanto a la polémica, me fijo en este post, y me río. Tiene parte de razón. La opinión de los demás nos afecta. Parece que para la justificación de nuestro gusto cinematográfico requiere de que desprestigiemos y vilipendiemos el del otro. Si te gusta Iron Man, tienes que atacar a los “gafapastas”, los “intelectualoides” (los posts de este tipo son un tanto repetitivos, demasiada saña para ocultar lo que haya de ocultar). Si no te gustó The Dark Knight, pero oyes que hasta los críticos serios la ensalzan, tienes que burlarte de los frikis. En el mejor de los casos, si te gusta, no degradas a nadie. Eso sí, aún así se cumple lo que afirma el compañero “Escrito por”: vean aquí un ejemplo de cómo alguien sabe verle los errores a Iron Man 2, y, con todo, se los perdona. Al final, nos gusta lo que nos gusta, y sólo somos intransigentes con lo que no.
Sea como sea, no es probable que estemos ante un film que se  el culmen de la degradación de Occidente. Ni tanto ni tan calvo. Hay matices. Aquí, un bloguero busca un punto medio interesante para Iron Man 2
No podemos despistarnos del todo, con la aplicación de que un tratamiento “adulto” hace, de modo automático, una buena película (o un buen cómic). Soy admirador de Nolan. The Dark Kight me parece muy lograda. Pero reconozco que el viraje hacia el realismo no conduce necesariamente a resultados óptimos.
Si conviertes Gotham en Chicago, y no Chicago en Gotham, se pierde un potencial visual tremendo. Ahora nadie se acuerda, pero el Batman de Burton entusiasmó a muchos. ¿Por qué? Porque era pop. Porque era pop oscuro. Porque era pop divertido.
Aquella Gotham era mucho más interesante: aquella arquitectura, ¿recuerdan? Y aquel Joker era “menos realista” pero tal vez más cercano al cómic. Y Batman Returns ya era el delirio…

Al menos, Nolan nos ofrece, a cambio de sacrificar la imaginación (en las imágenes), una historia “seria”. Jon Favreu comenta que descartó para Iron Man usar un archienemigo como el Mandarín, por ser “demasiado fantástico”. Hombre, claro: un señor que vivió en la China Imperial, y que resucitaba, buscando anillos mágicos…  Y, por supuesto, un millonario con una armadura que vuela por ahí es realista. ¿Ven? Mal camino o camino ingenuo, cuando menos, ése de sacrificar el elemento fantástico. Porque, por desgracia, a cambio Favreau no ofrece ni un guión interesante, ni siquiera algo medianamente original en lo visual.

El Mandarín
Fíjense a qué hemos llegado. ¿Se puede adaptar un cómic y ser “poco visual”? Pues ya ven: se puede.
El detalle ha sido enterarnos de que los que preparan otra de Superman utilizarán a Nolan de asesor. Interesante. Superman tiene muchas más versiones que ese lugar común que afirma que es un super héroe “demasiado perfecto”. DC ya le dio vueltas al personaje; lo recreó, lo cambió, lo hizo menos ingenuo…

Pero aún así, los productores no se fían. Prefieren a Nolan. ¡”Haznos un súper héroe “adulto”! o ¡Haznos uno que sea verosímil!” Interesante, digo. ¿Será que ya nadie cree en héroes? ¿Ni siquiera en Estados Unidos? Vaya, qué lejos estamos de los tiempos de Indiana Jones o John McClane. Corre malos tiempos para los héroes… “inverosímiles”.

Un punto intermedio, o, quién sabe, un punto incluso fuera de la ecuación es Watchmen. Absorbe tanto el cómic, que tal vez se pierda. Pero, al tiempo, no desperdicia el carácter visual del cine, ni lo fantástico, y nos proporciona imágenes que cuentan una historia.
Los críticos quizás, por eso, no sepan a qué carta quedarse con la película de Zack Snyder. Fantástica pero violenta, y “seria”. ¿Cómo le hincamos el diente?

Anuncios
Deja un comentario

15 comentarios

  1. Enhorabuena por el post, Fernando. Yo debo ser un bicho raro porque me gustó Ironman y no tengo reparos en decir que me entretengo una barbaridad con las películas de los héroes mamporreros y me gusta Murnau y Bergman. Lo mínimo que debemos exigirle al cine es que nos entretenga. Si además hay una historia potente y personajes profundos la experiencia es doblemente gratificante. Lo que no puede hacerse es pensar, de entrada, en epatar a los gafas pastas y los críticos.

    Responder
  2. Aún recuerdo como muchos gafapastas pusieron el grito en el cielo cuando Venecia premió la trayectoria de Stallone.

    Responder
  3. Pero es que esta "guerra intergaláctica" por capítulos entre unos y otros es un tanto absurda. Los frikis acaban por vanagloriarse de serlos, y los gafapastas se ponen, como ya decía, "estupendos". Al cabo, el gusto es subjetivo. Y todo el cine no pretende lo mismo. Yo, lo siento, no encontré tantas virtudes a la primera de Iron Man, pero… tampoco creo que fuera una especie de "dolor para los ojos".Jolín, que los cómics de la Marvel se hicieron, sobre todo, para entretener…

    Responder
  4. Ah, y gracias. ¡Me gustaría que más gente comentara y el debate se hiciera más interesante!

    Responder
  5. Yo, lo primero felicitarte por esta entrada interesante y que plantea muchísimas cosas que nos hacen pensar. Yo reconozco que por muy adultas que sean los Batmans de Nolan me parecen de lejos las mejores películas sobre un súper héroe (alguna de las de X men también merecen una muy buena valoración)yo reconozco que Iron Man no la vi y que después de ver el Trailer de Iron Man 2 (donde se han llevado al personaje de "El Luchador" de Oronowski para hacerlo un súper villano) ni se me ha pasado por la cabeza ir a verla. Yo me alegro por Robert Downy Jr que el pobre estuvo injustamente en el ostracismo mucho tiempo, pero de ahí no paso ni el comic me estusiasmaba no pienso ir a ver la película que lo siento mucho pero tiene muy muy mala pinta. Y a mí me encanta pasármelo bien en el cine (sino para que pagar 7 euros y medio) pero a lo mejor es que me lo paso mejor cuando hay historia, personajes y visualmente han intentado hacerlo interesante. Esto último pasaba con los Batman de Tim Burton, te gustara o no la historia visualmente había una idea, un planteamiento y una intención. De Spiderman mejor no hablemos porque me pongo de mala leche (con lo que podía haber sido…) y nunca supe porque no se ha hecho una peli de secrets wars ahí lo dejo. Un saludo y enhorabuena de nuevo por la entrada. Corren malos tiempos para los héroes, pobre Jack Slater personaje de The Last Action Hero…

    Responder
  6. Me gustan mucho los cómics y las pelis flipadas de superhéroes, pero he de decir que sólo con ver el trailer de Iron Man 2 (en el que te cuentan toda la historia), ya me basta para saber que no pienso ir a verla, me parece muy pobre en cuanto a argumento e incluso me aburrí viendolo. No entiendo como han intervenido tantos actores reconocidos.En fin, esto va en gustos no?Soy más de Batman,V de Vendetta, Spiderman,Watchmen… qué le voy a hacer?Ya que estamos, Superman también me pareció bastante pésima y excesivamente larga. Ah y me gusta la entrada y el tema, una idea de provecho y muy polémica!

    Responder
  7. De todas formas, demasiado es que haya ciertos títulos válidos, porque el cine no ha tratado muy bien el cómic, y menos, si era de Marvel. La propia Marvel se ha visto más interesada por el dinero, que por que se hicieran películas válidas. Estoy pensando en “El motorista fantasma”. Y el Superman de Bryan Singer, que, en ese caso, era un personaje de DC.

    Responder
  8. Y gracias por vuestro apoyo. Comentad, comentad: el debate siempre es positivo.

    Responder
  9. Ya pero Batman fue un éxito de público y crítica aunque no es marvel, claro… todavía me acuerdo de ese proyecto de superman sin capa y de negro que se suponía que iba a salir y lo iba a hacer tim burton????

    Responder
  10. ¿Burton? No sé… Recuerdo que le pidieron el guión a Kevin Smith (creo que anda por ahí, en Internet). Luego, Smith ha contado que le pusieron unas limitaciones extrañísimas: que no tuviera capa, que no pudiera volar, y no sé qué más.

    Yo no creo que necesiten acudir a Nolan: los guionistas de Smallville ya le están dando un giro oscuro al personaje, si bien es lo que les está haciendo perder espectadores.

    Y ya digo que DC Cómics también ya ha tenido guionistas y cómics donde el hombre de hierro era menos monocromático de lo usual. En eso se tenía que haber fijado Singer, y no tanto en hacer una especie de remake del Superman de Richard Donner (una buena peli, por cierto).

    Responder
  11. Parece que acabó la época de los héroes / superhéroes para públicos inocentes. Toda reinvención de los héroes es hacia el realismo / la oscuridad. Sin embargo, el público acogió producciones más o menos recientes de héroes con la ingenuidad de los 80.

    La primera temporada de Héroes (la única salvable) mostraba una galería de potenciales superhéroes ingenuos. Aquel japonés inocente y débil, que detenía el tiempo, se convierte en el personaje más querido por el público. Pudiera ser una pista para guionistas…

    Y qué decir de nuestros “superhéroes” como Mortadelo y Filemón adaptados por Fesser.

    Me pregunto si los superhéroes que han pasado a la oscuridad podrían volver a los orígenes comiqueros. Sería una empresa difícil, desde luego.

    Responder
  12. A lo mejor hay que buscar algún punto medio. Sería un tanto ingenuo confiar en que un grupo entero de “Hiros” fueran capaces de soportar una ficción. Hasta los X-Men de los 90, los de Chris Claremont, ya eran bastante menos “naif”.

    Y es verdad lo de “Héroes”: los guionistas se hicieron la picha un lío, porque la tercera temporada ya es de locos. Pero eso es harina de otro post.

    Responder
  13. No creo que tenga que ver con la inocencia, es un todo los héroes se necesitan en una sociedad que creamos real porque sino ni nos interesa lo que hagan o dejen de hacer. Pero el problema además creo que está en lo que los productores piensan de los espectadores. Tengo o bueno teníamos, Fernando, comics del año 78 y alguno de principio de los 80 y eran comics adultos eran problemas muy actuales y maduros. ¿Te acuerdas del Comic de X-Men que se une a Magneto llamado “Dios ama, el hombre mata”? era brutal de los 80, maduro, serio cruel y poco inocente y lo leí con menos de 12 años seguro. Incluso teníamos alguno de Superman donde no todo era perfecto y no se si recordáis Superman II creo que es.. donde le sale una personalidad oscura y lucha contra ella (recuerdo esa pelea en el desguace de coches) y era bastante oscuro todo (menos la estética). “Indiana Jones y el Templo Maldito” era muy oscura, la primera de Batman era de 1989 y era oscura, incluso algunos capítulos de “Dragones y Mazmorras” o “Ulisses 31” (de esta última tengo pensado escribir una entrada) eran oscuros, personas atrapadas, una nave llena de cuerpos sin vida, o un mundo donde la muerte acechaba a cada esquina. Creo que todo se resume a que nos hemos hecho adultos y empezamos a hacer lo que no nos gustaba que hicieran con nosotros cuando éramos niños, que nos traten como a niños pequeños e inocentes… Ojalá se empiecen a hacer películas de súper héroes sin pesar en el público sino en la historia…

    Responder
  14. El concepto de “oscuro” es complejo, e incluye muchos matices.

    “Dios ama, el hombre mata” es justamente del autor que yo mencionaba Chris Claremont; pero es de los 90, no de los 80. En todo caso, en muchos de los ejemplos que has puesto hay más una atmósfera adulta, que una problemática con el héroe en sí.

    Sólo la posible psicopatía de Batman, o los héroes desquiciados de Watchmen nos hacen “ponernos de lado” de gente que es, en cierto modo, amoral, y eso sí lo hace todo más oscuro.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: